Archivo del sitio

Anemia y Cansancio.

Cansancio, Anemia y Falta de energía

Hablemos de la Anemia y la Falta de Energía.

Conocemos como anemia, la forma de designar la insuficiencia de glóbulos rojos (RBC, en inglés, o “eritrocitos”). Desde el punto de vista clínico, esta afección ocasiona niveles anormales de reducción de hemoglobina en sangre. La hemoglobina es la proteína rica en hierro, almacenada en los glóbulos rojos, además tiene la misión de transportar el oxígeno desde los pulmones a otras zonas del cuerpo, como los músculos, donde lo libera.

Los tejidos precisan de oxígeno para su correcto funcionamiento, y poder convertir las fuentes energéticas de nuestro organismo (como la glucosa), que facilitan la contracción muscular, la producción de secreciones, la conducción de los impulsos nerviosos, etc. Por su parte, el hierro es un componente esencial de la hemoglobina, y niveles reducidos de hierro en sangre dan lugar a una menor inclusión de hemoglobina en los glóbulos rojos.

Desde el punto de vista clínico, la anemia se define como:

  1. La concentración normal de hemoglobina es de 16 g/dl en los hombres y de 14 g/dl en las mujeres.
  1. Por lo tanto, la anemia puede definirse como una concentración de hemoglobina inferior a 14 g/dl en hombres, o de 12 g/dl en mujeres.

El padecimiento de anemia genera una limitación considerable de nuestras fuerzas para emprender cualquier actividad, tanto física como psíquica de la vida diaria; generando, al mismo tiempo, un descenso sustancial de su calidad de vida.

Cuando se padece de anemia, lo más normal es que desconozcamos las causas que han motivado este mal: la escasez de glóbulos rojos en la sangre. Lo primero que manifiesta el paciente al médico, es una profunda sensación de cansancio (astenia); no es una casualidad que el cansancio sea el síntoma más habitual de la anemia. Lamentablemente, la repercusión que tiene en la calidad de vida de la persona es de suma importancia, en todos los sentidos.

Posibles formas de evitarlo

  • Por la noche cenar de una manera ligera.
  • El desayuno que sea energético.
  • Un buen descanso nocturno.
  • La alimentación equilibrada.
  • Saber darle a las cosas las importancias que tienen y no agobiarse.
  • Una correcta organización para evitar saturaciones y agobios.
  • Buscar maneras de relajación, ya sea música o un baño…

Hay alimentos que no nos pueden faltar

  • Cereales: Se ha comprobado la reducción de la fatiga dos semanas después del consumo del mismo.
  • Nueces: Contiene Omega-3.Bajo niveles de acido grasos.
  • Cafeina: Es mejor el Té que el café, pues el té contiene L-teanina.
  • Agua: La hidratación es esencial.
  • Carne Roja, Pollo e Hígado
  • Alimentos Ácidos.

 

     

 

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: