Archivo del sitio

ALIMENTACIÓN EN EL EMBARAZO

Durante los nueve meses de embarazo, la madre debería seguir una serie de normas en cuanto a su nutrición se refiere, tanto por el bien del futuro bebé, como por el suyo propio. Y estos conceptos, como veremos a continuación, son fáciles de llevar a cabo:

En primer lugar, recordar que hay que olvidarse del erróneo dicho de que la mujer debe comer por dos, porque hay un margen de aumento en las ingestas de las embarazadas cifrado en un 10 %, pero nada más. Sí, en cambio, debe ingerir unas cinco veces al día, y comidas no muy copiosas; cenar pronto y ligero y masticar despacio.

Entre los alimentos que no debe descuidar la mujer embarazada, como nutrientes fundamentales:
Ácido fólico (todos los días); que se encuentra en fruta fresca y ácida, algunas legumbres (lentejas y garbanzos); verduras (espinacas, berros…); frutos secos; germen de trigo, algunas algas. Todo ello,previene en el desarrollo del bebé la aparición de la espina bífida, las fisuras gala tares y los partos prematuros.
Hierro (a partir del tercer mes de embarazo); la ingesta de naranjas, lentejas, espinacas, le permitirá al feto ir almacenando en su cuerpo este preciado mineral. Pero también debe la madre de alimentarse con vitamina C (naranjas, limones, pomelos, pimiento, kiwis, etc.), para una mejor asimilación del hierro.
Calcio (todos los días). En los lácteos (leche, yogur, queso, mantequilla…), para ayudar a formar los dientes y los huesos del futuro bebé.
Frutas y verduras: Procurar que tengan una gran variedad de colores; y lavarlas bien antes de consumirlas, porque se aconseja que también se coma la piel, puesto que en ella se concentran muchas y necesarias vitaminas y minerales.
Y beber líquidos, especialmente agua, entre 1,5 y 2 l diarios.

Y lo que debería evitar:

La ingesta de cualquier clase de droga, beber alcohol, o fumar. Entrar en establecimientos con malos humos. Evitar excitantes (café, té…), y alimentos picantes (guindillas…); las carnes poco hechas y pescados crudos; tener cuidado con los embutidos y con las carnes ahumadas, y crudas como el jamón serrano; no comer frituras, ni bollería industrial; la repostería debería ser artesanal.

 

 

Anuncios

Más alimentos procesados que antes.

Las Personas Comen Más Alimentos Procesados Que Nunca Antes

En general, cerca del 90 por ciento del dinero de las personas en Estados Unidos que se gasta en alimentos va directamente a los alimentos procesados.7 Estos incluye restaurantes (es decir, alimentos fuera de casa) y alimentos procesados que requieren de poca o nada de preparación antes de ser consumidos.

Cuando se observa la relación entre el dinero gastado en los supermercados únicamente, los estadounidenses gastan casi una cuarta parte de su dinero destinado para los alimentos en alimentos procesados y dulces- el doble de lo que lo hacían en 1982- de acuerdo con las estadísticas del Department of Labor.8 El precio de la carne, el azúcar y la harina tiene una gran influencia en los hábitos de gasto. Estos productos en realidad han bajado su precio por libra, lo que tuvo un efecto inverso en los hábitos de gasto de los estadounidenses, porque los precios bajos hacen que las personas compren más.

El resultado es obvio. En comparación con las compras de hace 30 años, los adultos en Estados Unidos de hoy en día tienen el doble de probabilidad de volverse obesos gracias a sus hábitos de gasto y los niños y adolescentes tienen tres veces la posibilidad de desarrollar sobrepeso. La diabetes pediátrica tipo 2- que solía ser sumamente rara- ha aumentado notablemente junto con el aumento de obesidad infantil. De acuerdo con una investigación previa, el desarrollo temprano de la diabetes tipo 2 parece ser una enfermedad mucho más agresiva desde un punto de vista cardiovascular.9

A %d blogueros les gusta esto: