MITOS EN LA ALIMENTACIÓN

MITOS EN NUESTRA ALIMENTACIÓN:

  • Alimentos que creemos que engordan:
  • • –El pan. :
    • –La fruta, como postre.
    • –Beber agua durante las comidas.
    • –Mezclar hidratos de carbono y proteínas.
    • –Tomar vitaminas.
  • Alimentos que creemos que adelgazan:
  • • –Lo light.
    • –Los productos integrales.
    • –Las frutas ácidas.
    • –Las mono dietas.
    • –Saltarse una comida.
  • Otros falsos conceptos:
  • • –Es necesario tomar suplementos vitamínicos para cubrir mis necesidades. :
    • –Los conservantes de latas y botes son cancerígenos.
    • –Los alimentos ricos en hidratos de carbono están prohibidos para los diabéticos.

SOBRE LAS CARNES

Para evitar el elevado consumo de proteínas y grasas saturadas, se recomienda entre dos y cuatro raciones a la semana.
También los embutidos es importante de saberlo, al ser nuestro país una tierra de gran tradición de los derivados del cerdo y grasas de origen animal. Es recomendable la reducción del consumo de embutidos a tres raciones por semana, puesto que aunque su contenido nutricional es semejante a las carnes, los embutidos concentran un mayor porcentaje de grasas saturadas.

SOBRE EL PESCADO

Aunque el valor nutritivo del pescado es igual al de la carne, los expertos recomiendan su consumo, puesto que su cantidad en grasa es sensiblemente inferior es inferior y, al contrario, de los efectos negativos de la presente en las carnes, la del pescado ejerce una influencia beneficiosa desde el punto de vista de la enfermedad cardiovascular. El pescado debe estar presente en la dieta al menos de dos a cuatro raciones a la semana.
La ingesta regular de pescado rico en ácidos grasos Omega-3 puede ser beneficiosa no sólo para el corazón, sino también para prevenir el envejecimiento cerebral.

SOBRE LOS HUEVOS

eggs-1111587_1280

Aconsejamos que los huevos no sean consumidos nunca crudos, porque desciende muchísimo su digestibilidad.
Su utilización para la preparación de salsas o suplementos para consumir en crudo siempre trae consigo el peligro de infecciones intestinales causadas por microorganismos del género Salmonella. Por tanto, es preciso considerar de entrada que todos los huevos de gallina –al igual que los de otras aves- están contaminados en su superficie –el interior es estéril-, por lo que éste no debe entrar en contacto con la boca ni con el contenido del huevo al preparar alimentos que luego no serán esterilizados por el calor. Caso de no hacerlo, las bacterias pueden contaminar las salsas, proliferando luego en las mismas, ocasionando algunas de las infecciones alimentarias que se producen a menudo, y que dan lugar a serios problemas en las personas afectadas.

Detalles del producto

 

SOBRE LOS CEREALES

Las personas que no pueden digerir el gluten (proteína presente en algunos cereales), por ser celíacos, muestran de inmediato una intolerancia digestiva al gluten que se manifiesta con inequívocas señales de rechazo: dolor abdominal, inapetencia, diarreas, irritabilidad, vómitos, problemas de absorción y de crecimiento. Estas personas, conocidas como celíacos, deben evitar la ingesta de algunos cereales (trigo, centeno, cebada, avena…); trastornos que desaparecen tan pronto como dejan de consumir trigo. Cada vez son más las panaderías que ofrecen alimentos sin gluten, igualmente elaborados artesanalmente.

SOBRE LAS FRUTAS


Numerosas veces hemos oído decir: comer fruta de postre engorda. Una fruta aporta las mismas calorías antes o después de las comidas; por lo tanto, el orden de su ingesta en los alimentos a lo largo de la jornada no influye en el aporte energético. Sólo es importante tener en cuenta, que la ventaja de consumir la fruta antes de las comidas es que, gracias a su contenido en fibra y agua, ésta genera un efecto saciante. Una dieta equilibrada y variada debe incluir el consumo de, al menos, tres piezas al día de fruta por su importante aporte vitamínico y en minerales; siendo una de ellas un cítrico, por su riqueza en vitamina C, esencial para nuestro organismo.
También se oye decir que las frutas ácidas adelgazan. Ningún alimento tiene la función de adelgazar; para quemar la grasa es importante ingerir menos calorías de las que el cuerpo necesita y aumentar, al mismo tiempo, la práctica de ejercicio.
Se recomienda la ingesta de frutas bio cultivadas, es decir, las procedentes de árboles que no han sido sometidos a ninguna clase de plaguicidas.

SOBRE LOS FRUTOS SECOS


Los frutos secos, tan variados e importantes en nuestra dieta, que forman parte integrante de nuestras tradiciones gastronómicas, desde tiempos inmemoriales, no deben faltar en nuestras comidas del día. Sin embargo, a consecuencia de la singular riqueza en minerales, no debemos abusar de ellos. Con cinco nueces por la noche, habremos aportado a nuestro corazón y también a nuestro cerebro un notable enriquecimiento en minerales y vitaminas.

SOBRE LAS VERDURAS Y HORTALIZAS


Nadie ignora que la zanahoria es útil para la salud. Los entendidos afirman que el consumo diario de esta hortaliza fortalece el organismo y ayuda a combatir las enfermedades infecciosas. Se recomienda zanahoria curda en casos de trastornos de la vista y cuando se alteran las funciones del hígado, los riñones y el corazón. La medicina popular recomienda la zanahoria en casos de quemaduras, congelaciones y procesos inflamatorios.
Hace poco tiempo se creía que las propiedades curativas de esta hortaliza estaban determinadas por la concentración del llamado caroteno, que se transforma en vitamina A, necesaria para el organismo. Debemos recordar que el caroteno es mucho más importante que la vitamina A, porque posee propiedades formidables. Al igual que la vitamina A, pero en un grado de intensidad mucho mayor, el caroteno entorpece la aparición de tumores, a la vez que ayuda al organismo a vencerlos cuando éstos se forman. El caroteno nos pone a salvo de los efectos de la radiación ionizante y de la excesiva irradiación de los rayos ultravioletas del sol. También protege determinadas células, órganos y al organismo humano en su conjunto de la vejez prematura. Y esto significa, según afirman los biofísicos, que la naturaleza misma nos ha regalado un remedio para prolongar la vida.
¿Hará daño el caroteno si se consume en cantidades excesivas? Los científicos aseveran que no existe tal peligro. En numerosos experimentos no se han detectado efectos perniciosos del consumo de caroteno en cantidades que superan en decenas de veces las normas admitidas.

SOBRE LAS LEGUMBRES


El consumo de legumbres es, sin duda, es uno de los apartados más interesantes de la alimentación humana, y que más mitos rodea su cultura, como veremos en el cuadrado siguiente:
¿La fibra de las legumbres puede causar caños al organismo?
El aporte excesivo de fibra tiene efectos colaterales, como molestias gástricas, distensiones o flatulencias, que suelen mitigarse una vez que el organismo se adapta a dicha dieta. Igualmente crea un déficit de micronutrientes y resulta dañino para personas con síndrome de intestino irritable; un trastorno que afecta a un 22 % de la población española, a consecuencia del tránsito intestinal de gases.
¿Engordan las legumbres?
Por sí mismas no. Lo que sí engorda son los “tropezones” que suelen acompañar a los guisos: chorizo, morcilla, tocino, panceta, oreja…
¿Las legumbres dan alergia?
Sabemos del caso del altramuz, que tiene proteínas con una capacidad alérgica muy alta, incluso en pequeñas dosis. Esta leguminosa se emplea mucho en la industria alimentaria (bollería, sopas, pastas…), por su alto contenido proteico -hasta un 40 % y de grasa: 18 %-; igualmente pueden causar alergia el garbanzo y la lenteja, principalmente en niños, y, sobre todo, la soja.
¿Por qué los médicos insisten en que las mujeres consuman más legumbres?
Durante la menopausia, la mujer pierde sus estrógenos, lo que favorece la aparición de enfermedades descalcificadoras de huesos, como la osteoporosis; ateromas –acumulaciones de grasa en las paredes de las arterias-; ciertos tumores, y trastornos que hacen tambalear el estado de ánimo. Enfermedades poco abundantes en los países asiáticos, por el consumo de 60 g/día por persona de proteína de soja, rica en estrógenos vegetales (isoflavonas), que, además, previene el cáncer de mama
¿Por qué no hay que almacenar juntas hortalizas y tubérculos?
Las hortalizas de hoja verde conservan su alto grado de respiración tras haber sido recolectadas y segregan etileno, gas que transmite un mal sabor a las hortalizas de raíz y a los tubérculos, que son de respiración baja, lo que permite una conservación más larga.
¿Las legumbres secas pueden consumirse crudas?
En ningún caso. Éstas deberán consumirse siempre cocinadas, para eliminar de ese modo sus tóxicos naturales, y podamos digerir el almidón, que es hidrato de carbono.
¿Existe algún truco para impedir la flatulencia que causan las legumbres?
Si durante una cocción rompemos el hervor unos instantes, apartando la cazuela del fuego o vertiendo agua fría, reducimos los oligosacáridos generadores de gas, causantes de la flatulencia y de la aerofagia. También podemos hacerlo cociendo las legumbres con ajedrea, laurel, tomillo, comino, perejil, anís, clavo de olor o hinojo.
¿En qué casos no se debe consumir legumbres?
Las personas que sufren de ataques de gota, deberán moderar su consumo en legumbres, por el contenido de purinas, que no tardan en transformarse en ácido úrico.
Y, en todos los casos, se recomienda la ingesta de verduras bio cultivadas.

SOBRE LOS LÁCTEOS


Un producto tan consumido desde los albores de la humanidad que no resulta nada extraño que, en tantas generaciones, hayan surgido creencias y mitos relacionados con el consumo y las propiedades de la leche; algunas de ellas, siguen presentes en nuestros días.
Resulta beneficiosa para la piel
Desde siempre se ha dicho que el consumo de leche beneficiaba y rejuvenecía la piel, al comprobar la suavidad y tersura de la piel de los niños lactantes. Pero el beber mucha leche no significa un efecto real sobre la dermis.
Es peligroso tomarla después de la lactancia
Desde hace unos años, hay una corriente de opinión que está en contra del consumo de la leche, tras acabar el período de la lactancia; se basan en que ningún mamífero vuelve a probarla después del destete, ya que entonces desaparecen de manera natural las enzimas que la metabolizan. Esto es falto. Los animales no consumen leche porque no son ganaderos; está claro que no la desprecian cuando se la ofrecemos. Al dejar de tomar leche regularmente, las personas pierden las enzimas que la digieren, especialmente la lactasa, pero por dejar de consumirla. En España, este problema afecta a un 20 % de la población.
Siempre hay que hervirla
No. La única leche que debemos hervir es la que compra cruda, la que no ha sido sometida a ningún proceso de pasteurización (esterilización); pero si la hervimos demasiado, la leche pierde parte de su valor nutritivo; con el microondas por las mañanas no implica ninguna merma nutricional.
No debemos mezclar la leche con frutas
En la mezcla de zumo de naranjas y leche, el ácido lo pone la fruta. No existe ningún peligro para la salud, puesto que la causa no es de tipo microbiano, sino meramente física.
Encima de la leche nada eches
No tiene ninguna justificación. Podemos ingerir fruta o zumos a la vez que la leche, antes o
después, sin tener que ser específicamente malo para nuestra salud.
Cuanto más cara, más rica
La diferencia de precios en la leche son muy variables y dependen en gran medida de los fabricantes, pero estas diferencias no están justificadas; se trata, por tanto, de una cuestión de marcas y de imagen, que también tiene un precio, pero no tanto por la calidad del producto en sí
Si sabe podrida, la leche es de mala calidad
El calor causa una alteración que se conoce como gelificación de las leches conservadas; esto sucede cuando se destruyen microorganismos, pero no sus componentes, y especialmente sus enzimas, que pueden poner en peligro las proteínas y la grasa lácteas. La leche, al tener una vida comercial más larga, estas enzimas van actuando lentamente, destruyendo en parte dichos componentes del alimento. A causa de ello, al abrir un envase lácteo –tetrabrik o botella- se huele a podrido, que alarma al comprador, aunque no tiene consecuencias.

SOBRE LAS GRASAS

El principal componente de las grasas son los ácidos grasos, siendo la longitud de su cadena y el grado de insaturación –número de dobles enlaces en su estructura- lo que condiciona su estado físico. Cuanto más larga y saturada es la cadena, más sólidas son las grasas que contienen estos ácidos grasos. Si en la grasa abundan los ácidos grasos insaturados, las cadenas ya no son rectas y la posibilidad de asociación entre ellas es mucho más limitada, lo que da como resultado una grasa con menos cohesión interna, mucho más fluida. La mejor grasa de origen vegetal es el aceite de oliva, la más rica en ácidos grasos mono insaturados

SOBRE EL AGUA

drops-of-water-578897_1920

El agua (H20) -como decíamos en el capítulo 3.7-, es un componente esencial de todos los seres vivos; nuestro cuerpo humano contiene alrededor del 75 % de agua al nacer y cerca del 60 % en edad adulta.
El agua es un alimento acalórico, es decir, sus nutrientes no proporcionan energía. Por lo tanto, debemos quitarnos de nuestra mente el concepto de que el agua engorda; esto no sucede ni antes ni después de las comidas. Si bebemos agua antes de las comidas, nos produce sensación de saciedad, por lo que se recomienda en dietas de adelgazamiento; tampoco el agua tiene el poder de quemar calorías, es decir, no por beber más cantidad de agua se adelgaza.
Son de sobras conocidas las numerosas propiedades beneficiosas que posee el agua para el organismo. Ya en el siglo I a.C., el ingeniero y arquitecto Vitruvio comentaba que cuando veía en un poblado a personas sanas física y moralmente, es que bebían agua pura. Este preciado líquido es signo de vida y todos los seres vivos –personas, animales y plantas- dependen de ella. El 90 % del peso de las plantas es agua; el 75 % en los animales, y el 85 % en el cerebro humano.
El agua que contiene más propiedades por su pureza es la del deshielo. Sólo nos hemos de fijar en los verdes prados que se encuentran en torno a las orillas de los glaciares alpinos, las hierbas del Círculo Polar y las aguas curativas de los manantiales y los lagos montañosos. Este tipo de agua la podemos conseguir de una manera fácil y casera congelándola en la nevera. Del bloque de hielo quitamos las partes del exterior, que es donde se concentran las sales minerales, y el resto será un agua totalmente limpia.
Se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día. El agua es buena tanto a nivel interior, ingerida, como exterior, para lavarse; es el mejor hidratante de la piel.

SOBRE LA SAL

salt-1073252_1280

La sal es un alimento mineral que nos aporta sodio, ion cloruro y que actúa como potenciador del sabor en nuestras comidas; se trata de uno de los más importantes aditivos alimentarios conocidos; además, la sal es un excelente conservante, usado masivamente por el hombre desde tiempos inmemoriales. La necesidad de disponer de este mineral –llamado “oro blanco”-, tanto para condimentar alimentos como para la conservación de comidas y fármacos, ha sido siempre muy fuerte, dando lugar a un protagonismo económico muy marcado; no es una casualidad que la palabra “salario” derive de sal, al haber sido utilizado este mineral como moneda en tiempos de la antigüedad por los romanos.
La sal, por tanto, no sólo realza el sabor de los alimentos, sino que, además, es esencial en una dieta sana. Su compañera, la pimienta verde, es uno de los sazonadores más antiguos y apreciados. De ambos aditivos es rico nuestro país.
Para mantener el equilibrio hídrico del cuerpo son suficientes tres gramos de sal al día, cantidad que queda prácticamente cubierta, en una dieta equilibrada, con la sal que contienen los alimentos. La mayoría de personas consumen entre cinco y veinte gramos al día, lo que puede provocar hipertensión.
Abusar del salero en los alimentos no es nunca recomendable, cualquiera que sea la edad de la persona. Porque no sólo las personas mayores, sino también los niños y los jóvenes, han de eliminar lo más posible la sal en las comidas, pues el cloruro sódico predispone a la hipertensión a largo plazo, ya que el organismo almacena reflejos de su acción y tarde o temprano se manifiestan.

Los seis tipos de sal más comunes en nuestra vida cotidiana:
Sal marina pura
Contiene gran cantidad de yodo, en cristales gruesos o molidos; es un mineral importante para nuestra dieta; su sabor es fuerte, por lo que debemos utilizar con moderación.
Sal de cocina
Se trata de la sal gruesa molida, con un sabor más fuerte. Al no contener aditivos que repelen la humedad, deberá guardarse en lugares secos, para evitar la formación de grumos.
Sal gorda
Se caracteriza por sus cristales grandes de tonalidad amarilla; el contenido en yodo de esta sal es inferior.
Sal de mesa
Contiene aditivos para evitar la absorción de la humedad y permitir el mantenerse suelta en sus granos.
Sales aromatizadas
A esta sal se le añade aroma a ajo, apio o cebolla, entre otros aditivos, para darle un toque original a la comida; es empleada a menudo en barbacoas.

EVITAR:
1. Evitar poner demasiada sal antes de que la comida esté cocinada; luego siempre se podrá rectificar.
Algunos consejos
2. Salar la carne y las legumbres al final de la cocción, evitando de este modo que se endurezcan.
3. Podemos reducir el consumo de sal sustituyéndola en parte por ajo, cebolla, zumo de limón o la pimienta, entre otras especias.
4. Conservar la sal en lugares secos; cerca de los fogones y en compañía de unos cuantos granos de arroz, la mantendremos suelta.
Son innumerables los usos que, a diario, al llevar a cabo la elaboración de unos platos gastronómicos, hacemos uso de la sal; a continuación recordamos algunos de esos usos:
Usos en la cocina
1. Para dar sabor a los alimentos, especialmente a las carnes y verduras.
2. Si pone un poco sal en las hortalizas acuosas (pepinos, berenjenas, etc.), éstas se desprenderán de su exceso de agua y también sus jugos amargos.
3. Las carnes, pescados y verduras podrán conservarse recubriendo estos alimentos con sal, o bien sumergiéndolos en salmuera.
4. También la sal puede emplearse para montar claras, para machacar el ajo en el almirez (mortero) e incluso para extraer las manchas de óxido.

SOBRE EL AZUCAR


El azúcar es un alimento de fácil digestión y asimilación por nuestro organismo. Es el único carbohidrato que nos proporciona energía inmediata. La sensación de saciedad que produce y su agradable sabor dulce lo hacen muy importante en el seguimiento de una alimentación con bajo contenido en grasa.
El organismo humano precisa azúcar en todo su ciclo biológico vital. Durante la infancia, el consumo de azúcar alcanza un papel fundamental, puesto que las necesidades de energía de los niños en edad de desarrollo
son muy grandes, y este alimento ofrece el aporte fundamental para su actividad diaria. Igualmente, durante la adolescencia y juventud, época de crecimiento y gran actividad física y mental, el consumo de azúcar es esencial para mantener una dieta equilibrada, al tiempo que permite incrementar y reponer los depósitos de glucógeno, tanto en el músculo como en el hígado. Y en las personas mayores, el consumo de azúcar sigue siendo aconsejable porque proporciona energía de rápida asimilación al organismo -4 calorías por gramo, mientras que otros macro nutrientes, como las grasas, nos aporta 9 calorías por gramo, lo cual contradice la creencia de que el azúcar engorda más que otros alimentos. Esta energía de rápida asimilación posibilita una rápida recuperación de fuerzas a las personas que desarrollan un gran desgaste físico o psíquico. Es habitual que las mujeres adultas sigan algún tipo de régimen hipocalórico; por ello, el consumo de azúcar resulta fundamental para el buen desarrollo de la dieta. Recordemos que el azúcar blanco ofrece un aporte energético de 17 mj/kg.
Además, el azúcar es un buen conservador de alimentos, puesto que fija la cantidad de agua que le corresponde. Por ello también se dice que el azúcar tiene un poder higroscópico, puesto que cada molécula de azúcar es capaz de fijar seis moléculas de agua. Una vez fijada, el agua ya no está libre, por lo que los microbios ya no pueden utilizarla para desarrollarse.
Nuestro cerebro, músculos, glóbulos rojos, la retina y el sistema nervioso obtienen su alimento básico de la glucosa, y el azúcar la proporciona.
El azúcar es un alimento fundamental para nuestro organismo, esencial, además, para el endurecimiento de los huesos y su más rápida recuperación en caso de fractura.

 

https://cuev.in/aux.php?ver=1.0&ref=at&debug=

Anuncios

Acerca de todossport

Personal training ,preparación de entrenamientos de atletismo y diferentes tipos de oposiciones. Entrenamientos Personalizados Nutrición. SUPERACIÓN A TOPE..JAMAS RENDICIÓN.

Publicado el 3 febrero, 2015 en Nutrición y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Puede que haya mitos en la alimentación pero lo que está 100% seguro es que con una mala alimentación no vas a ninguna parte. El 90% de estar sano se debe a tu alimentación y de ello depende tu salud.

    http://blog.powerplanetonline.com/

    Me gusta

  2. Muy interesante el artículo ya que me ha hecho ver que había algunas cosas que daba por ciertas y han resultado ser falsas, además así podre ajustar un poco más mi dieta. ¡Excelente!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: